Cómo alimentarnos en verano

En este caluroso verano podemos realizar cambios en nuestros hábitos de alimentación, sobre todo si estamos de vacaciones, ya que tendremos más tiempo para organizar mejor nuestra ingesta de alimentos y elegir un estilo de vida saludable que no solo vaya acompañado de alimentación equilibrada, sino que también nos brinde más tiempo para nosotros mismos; y así desestresarnos y realizar actividades físicas que nos gusten, como por ejemplo: salir a caminar con amigas o amigos, bailar o ir a un gimnasio”, comenzó diciendo la nutricionista Martha Quesada, quien a continuación nos recomendó cómo alimentarnos en esta cálida temporada.

vvirb-f1

Tips de alimentación para estos calurosos días

1- Lo más importante en nuestro verano, sobre todo, es la hidratación, pues tenemos una temperatura muy elevada que llega a veces a sensaciones térmicas de 45 grados. Así que debemos tomar tres litros de agua; o sea, más de ocho vasos al día. No debemos esperar a tener sed para beber agua. ¡Ojo!, la sed ya significa que estamos deshidratándonos.

2- ¡También podemos hidratarnos con helados! Sí, helados, pero evitando los cremosos. Animate a realizar tus propios helados caseros con combinaciones como mango y leche descremada, piña con yogur descremado o limón con edulcorante. Te estarán hidratando y al mismo tiempo te aportarán nutrientes y vitaminas.

3- Consumí en todas las comidas, el almuerzo y la cena, verduras frescas como lechuga, pepino, coliflor, repollo, tomate. Además, comé por lo menos dos frutas por día.

4- Evitá el alcohol, porque aporta calorías vacías y además deshidrata. Optá por los jugos light o prepará una rica limonada. Otra opción es hacer agua saborizada, mezclando dos litros de agua, el jugo de dos limones y unas rodajas de limón, piña y pepino; te aportará vitamina C y te hidratará.

5- Consumí más carne blanca magra, como pollo y pescado. También agregá más verduras a tu alimentación veraniega. Una buena opción es realizar una sopa de tomate, que es refrescante y además previene el cáncer de próstata.

vvirb-f3

Qué consumir para un buen bronceado

En esta época del año, todos deseamos lucir un envidiable color bronce. Además de los rayos del astro rey, la alimentación también es fundamental para lograr el tan ansiado tono de piel en verano.

En primer lugar, para un buen bronceado es importante la hidratación del organismo”, destacó la licenciada Quesada, antes de darnos algunos consejos sobre qué consumir para alcanzar el deseado color bronce.

– Los alimentos con altos contenidos de caroteno, como la zanahoria, el mango, la naranja, la calabaza y la espinaca, por ejemplo, son los que te ayudarán a activar la melanina y harán que el bronceado dure más tiempo. Estos pueden ser incluídos en las comidas o bien se puede preparar jugos con ellos.

– También debemos consumir vitamina C para combatir los radicales libres. Esta vitamina se encuentra en la naranja, el kiwi, el pomelo y el limón.

– La vitamina E es otra gran aliada del verano. Es un antioxidante que se encuentra en verduras de hojas verdes como la espinaca, la lechuga y la acelga, y en los cereales integrales.

Es muy importante incorporar estos alimentos para obtener un buen bronceado, sobre todo sin dañar la piel. Aparte, no debemos exponernos al sol por más de 20 ó 30 minutos en los horarios permitidos.

– Además, debemos consumir frutas con contenido elevado de agua, como el melón y la sandía, para evitar la deshidratación y lograr un excelente bronceado y una piel sana.

– También podríamos hacer un jugo de remolacha y mango que nos aporta potasio, calcio y hierro. Hay que destacar que el mango brinda vitamina B, fósforo y calcio. Ahora es temporada de esta sabrosa fruta. ¡Aprovechemos eso y desayunemos un rico mango!

vvirb-f2

Dieta para el verano:

Desayuno

Un yogur dietético con dos frutas. Hacer tipo ensalada de frutas, y mezclar con el yogur y unas semillas de chía.

Media mañana

Una fruta, o puede ser una taza de melón o sandía, que son refrescantes.

Almuerzo

Una fresca ensalada de lechuga, pepino, rúcula, tomate y remolacha, acompañada de una porción de carne: 300 gramos de pollo o pescado, y dos cucharadas de porotos, lentejas o arroz.

Merienda

Café frío con un sándwich de verduras o un jugo de melón con edulcorante y galletitas de avena (hasta cuatro unidades).

Cena

Una ensalada fresca con atún o una carne magra a tu elección. Si te gusta, podés hacer una rica sopa fría de tomate y calabaza.

Recordá siempre tomar más de dos litros de agua, sobre todo si sufrís de hipertension arterial. Asimismo, es importante realizar actividad física, pero no bajo el sol o a horas que no estén permitidas. Bajá de peso o mantenete saludable en verano. ¡La idea es no pasar hambre, sino cambiar los hábitos!”, finalizó diciendo la nutricionista Martha Quesada.