Arturo Rubin, el hombre hecho leyenda

Sus casi 50 años de trayectoria lo avalan como uno de los periodistas deportivos más renombrados de nuestro país. Su pasión hacia el trabajo y la responsabilidad y amor al deporte son valores que le sirvieron para que, hace unas semanas, fuera reconocido por la Junta Municipal como Hijo Dilecto de la ciudad de Asunción. En esta nota charlamos con Arturo Máximo Rubin, la leyenda del periodismo deportivo.

En medio de sus múltiples actividades cotidianas, Arturo nos recibió con toda la cordialidad que lo caracteriza y con mucha atención fue respondiendo cada una de nuestras preguntas. Nos topamos con un señor correcto, que disfruta de su trabajo y no deja nada a la improvisación.

Hace poco fue nombrado Hijo Dilecto de la ciudad de Asunción, un reconocimiento de la Junta Municipal por sus casi 50 años de trayectoria en el ámbito periodístico y su apoyo al deporte nacional. “Es un reconocimiento que me honra bastante”, comentó.

Arturo, ¿cómo se siente luego de haber sido nombrado Hijo Dilecto de Asunción?

– Es un alto honor, un verdadero orgullo y una gran distinción desde todo punto de vista. Me siento muy emocionado y compartí mi felicidad con familiares, amigos y la gente que uno aprecia.

¿Cuántos años en el periodismo deportivo?

– Muchos, yo comencé muy joven en el periodismo deportivo. De hecho que también fui operador, conductor de programas musicales, de interés nacional. Dentro del rubro, me desempeñé en varias funciones.

¿Una inspiración en sus comienzos?

– Nadie. Me parece que cuando uno se propone y pone pasión en lo que hace, logra el objetivo, y creo que lo que hice durante mi larga trayectoria fue eso precisamente.

¿Es de dar consejos a los que recién están empezando?

– Si me piden, doy; si no me los piden, no. Cada uno se plantea la situación de cumplirlos como desea. De hecho, cuando yo considero que hay que dar consejos, los doy, especialmente a los que me entienden y quieren aceptarlo.

¿En cuántos Mundiales le tocó estar?

– Desde el Mundial Argentina 78, a excepción de España 82 y México 86, porque nos quedamos a hacer un programa muy fuerte con Julio González Cabello en Canal 13. A partir de ahí estuve trabajando en todos los Mundiales de forma ininterrumpida.

¿Cuál fue la mejor Selección Paraguaya para usted?

– Me gustó mucho, aunque le faltó ataque, la selección paraguaya del Mundial de Francia 1998. Pero no fue una cuestión del técnico Paulo César Carpegiani, porque llevó todo lo mejor que había en ese momento.

¿Qué opina de la actualidad de la Albirroja?

– Estamos viviendo una etapa de transición, te diría casi traumática. Pasó con otras Selecciones y ahora nos está costando a nosotros encontrar el recambio.

¿El profesional paraguayo tiene la misma capacidad que el extranjero?

– ¡Sí! El profesional paraguayo también está viviendo una etapa de transición en la que se va notando que busca capacitarse y aprender. Eso es bueno.

Trabajador

Arturo conduce Urbana al Máximo durante las mañanas por Urbana 106.9FM y a las 11.30 lleva adelante uno de los programas deportivos más escuchados en el país, Fútbol a lo grande, por Monumental AM 1080. En televisión está de lunes a viernes por las tardes en Red Guaraní, los lunes de noche por las pantallas de Telefuturo y los viernes por la noche conduce Casos y cosas de la vida por Red Guaraní.

¿Anécdotas?

– ¡Muchas! Recuerdo que fuimos a transmitir un Boca-River en Buenos Aires, siguiendo los pasos del paraguayo Pedro Alcides Bareiro en el año 1975. Estábamos con el equipo en la cabina y en un tiro libre estaban tres jugadores frente a la pelota; uno patea, convierte y yo tuve la duda de quién fue el autor del gol. Entonces le hice gestos al locutor Miguel Ángel Argüello para que me dijera quién convirtió y él me levantaba el pulgar pensando que yo le preguntaba cómo estaba saliendo mi grito de gol. Después, un plateísta argentino se dio vuelta y me dijo: “El Chino Benítez hizo el gol”, (risas).

¿Cómo debe ser un relator deportivo?

– Debe ser espontáneo y estar muy concentrado, algo que a mí me cuesta, reconozco. Preparar la transmisión es lo ideal, llegar unas horas antes, sentir el ambiente. Siempre es importante sentirse parte del espectáculo, esperando la configuración de los equipos, y darle el entusiasmo al partido haya o no haya gente.

¿Por qué el periodista deportivo no revela su equipo?

– Es un tema muy sensible, especialmente en Paraguay.

Derlis Iván Matto / Fotos: Osvaldo Ympellizeri