¡Cuidado con el golpe de calor y la insolación!

En estos días de verano, debemos prestar especial atención a los problemas de salud relacionados con las altas temperaturas, como el golpe de calor y la insolación. Por eso, el Instituto de Previsión Social a continuación nos brinda algunos consejos muy útiles.

Debemos dar importancia a las enfermedades relacionadas con el calor, tales como el golpe de calor y la insolación, que ocurren cuando el cuerpo no puede mantenerse a una temperatura baja; esto sucede especialmente en personas con condiciones físicas particulares (enfermedades crónicas, capacidades especiales, niños, ancianos, embarazadas u otras).

A medida que la temperatura del aire sube, el cuerpo se mantiene fresco cuando el sudor se evapora. En días calurosos y húmedos, la evaporación del sudor se hace más lenta por el aumento de humedad en el ambiente. Cuando el sudor no es suficiente para bajar la temperatura del cuerpo, esta sube, lo que puede causar enfermedades.

La insolación puede ocurrir cuando el cuerpo se calienta demasiado, o después de un golpe de calor. La insolación es mucho más grave que el golpe de calor y puede ocasionar la muerte. La gente insolada puede estar confundida, tener convulsiones o entrar en coma. La mayoría de las personas que están insoladas también desarrollan fiebre.

Pero el tema más puntual a tener en cuenta es la ingesta de agua. Se insta a la población en general a hidratarse únicamente con agua potable. A tener cuidado con el hielo adquirido en cualquier sitio. Todo ello debe ser testeado como agua potable.

Señales de enfermedades relacionadas con el calor:

* Debilidad general.

* Dolor de cabeza.

* Mareo.

* Debilidad muscular o calambres.

* Náusea y vómitos.

* Sensación de preocupación.

Si se sospecha que se está padeciendo un golpe de calor, hay que tratar de salir del calor rápidamente y descansar en un lugar fresco y sombreado. Tomar mucha agua y otros líquidos. No beber alcohol, ya que puede empeorar el golpe de calor. Si no se mejora después de 30 minutos, es vital visitar el centro médico más cercano.

Precauciones

Cuando el índice de calor es alto, lo recomendable es permanecer en áreas con acondicionador de aire, siempre que sea posible. Si se debe salir al exterior, tomar las siguientes precauciones:

* Usar ropa que le quede suelta, de materiales delgados y colores claros.

* Protegerse del sol utilizando un sombrero o una sombrilla.

* Usar cremas protectorar solares con factor de protección contra el sol (SPF en inglés) de 15 o más.

* Tomar bastante agua antes de comenzar cualquier actividad al aire libre. Beber agua adicional durante todo el día. Ingerir menos bebidas que contengan cafeína: por ejemplo, té, café, gaseosa o alcohol.

* Programar las actividades vigorosas al aire libre para horas no tan calurosas, como antes de las 10.00 o después de las 18.00.

* Durante una actividad al aire libre, tomar descansos frecuentes. Incluso si no se siente sed, ingerir agua u otros líquidos cada 15 ó 20 minutos. Si la orina se encuentra clara y pálida, probablemente se está bebiendo suficientes líquidos.

* Si se tiene un problema médico crónico, preguntar al médico de cabecera acerca de la mejor manera de lidiar con el calor, así como sobre el consumo de líquidos adicionales y los medicamentos.

Así también, es importante tener cuidado con las exposiciones al sol, que deben hacerse de manera racional, sobre todo en ciertas franjas horarias, entre las 9.00 y las 17.00. Usar protectores solares, que dependerán de los grados de exposición y tipo de piel. Se considera que un factor de protección 30 ya brinda una buena cobertura contra los efectos dañinos del sol.

 

Fuente: Instituto de Previsión Social / Fotos: Istock