¡A cuidar la salud oral!


Todos debemos hacernos una evaluación odontológica, por lo menos una vez al año. “La prevención es la clave para evitar problemas dentales”, expresó la dra. Gloria Benítez de Román, odontóloga del Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS), quien también dejó algunos consejitos para cuidar nuestros dientes.

La limpieza bucal diaria es muy importante para la salud, porque evita la acumulación de bacterias que dañan el esmalte de los dientes y la formación de caries. Asimismo, impide la acumulación de placa bacteriana y con ello la formación de sarro, que puede producir incluso la caída de los dientes por enfermedades periodontales.

Uno de los objetivos de tener buena higiene bucal es prevenir la acumulación de placa dentobacteriana y sarro en los dientes, evitando con ello enfermedades como la caries, periodontitis, halitosis (mal aliento) y gingivitis.

El padecimiento recurrente en las consultas es la gingivitis, una enfermedad que genera inflamación, irritación y desgaste de las encías; y que de no ser detectada y tratada de manera oportuna, ocasiona la pérdida de piezas dentales, cambio de coloración en la zona afectada, sangrado y dolor intenso por daños al hueso de la mandíbula”, expresó la dra. Gloria Benítez de Román, odontóloga del Hospital Central del IPS.

Algunos de los síntomas de esta infección son: sensación de movilidad de las encías, aumento de sensibilidad al frío y halitosis (mal aliento).

Y es la mala higiene bucal la que produce la gingivitis, así como la acumulación de sarro y cálculo en los dientes, causados por un mal procedimiento en el cepillado.

La profesional destacó que los pacientes aluden que, por falta de tiempo, solo se cepillan a la mañana y a la noche. La poca frecuencia de los cepillados durante el día ocasiona la aparición de caries dentales que necesitan ser restauradas.

Además, la dra. Benítez de Román instó a la evaluación odontológica por lo menos una vez al año para controlar y tratar estos problemas a tiempo. Los casos extremos ya son las extracciones y/o tratamientos de conductos, que se deben realizar cuando se deja pasar mucho tiempo y se convierten en casos más graves.

La odontóloga también destacó que los casos derivados de la mala higiene bucal se ven tanto en niños como en adultos. “A los niños hay que acompañarlos desde que cumplen un año y medio, cuando inician los cepillados, hasta aproximadamente los seis años, de manera a instalar el hábito de la higiene bucal”, dijo.

Buenos hábitos

La profesional insistió en que la prevención es la clave para evitar problemas dentales, por lo que es indispensable cepillarse los dientes después de cada comida y utilizar hilo dental para eliminar los restos de alimentos, teniendo en cuenta que las cerdas del cepillo solamente llegan a las superficies libres de los dientes, no así entre los espacios proximales entre diente y diente.

También recomendó enjuagarse con agua y productos bucales especializados, que no reemplazan al cepillado, pero refuerzan la eliminación y disminución de las bacterias patógenas que existen en el organismo y producen el mal aliento, así como acudir al odontólogo para realizarse una limpieza dental profesional cada seis meses.

 

Fuente: IPS / Fotos: Gentileza de IPS-Istock