Lory Anderson: “Amo ser la mamá de mis hijos y aprender con ellos”

La siempre bella Loreley Anderson celebra este Día de la Madre con un hijo más en brazos. Ella es mamá de dos hermosos niños, Martina y Felipe, quienes junto a su marido, Javier Omella, son su mundo. Lory confesó a TVO: “Hay días que estoy agotada, pero cuando duermen y puedo descansar, siento una gran satisfacción de ser su mamá a tiempo completo”.

Aquella tierna conductora de programas infantiles y eterna princesita de las tablas hoy es toda una señora mamá. Hablamos de Lory Anderson, quien posó feliz con sus pequeños tesoros para la cámara de Celeste Montaner.

Lory, ¿cómo es tu vida ahora que sos mamá de dos niños?

– (risas) ¡Caóticamente hermosa! Por suerte mi hija mayor es muy independiente y le encanta ayudarme con su hermano, ¡y eso me facilita muchas cosas! Le pido: “Martina, andá cantale una canción a Felipe mientras cocino”, (porque a Felipe no le gusta estar solo)”. Y va y le inventa canciones (risas) y el otro le sonríe.

Tu mundo gira alrededor de Martina y Felipe, ¿verdad?

– Sí, ¡ellos y mi marido son mi mundo ahora! Hace unos meses empecé a aceptar algunos trabajos chicos que llevan poco tiempo y sobre todo que pueda hacerlos cuando Martina está en el colegio y que permitan hacerlos con Felipe. Pero por ahora ellos siguen siendo mi prioridad 100%.

¿Sos una mamá consentidora o exigente?

– Trato de encontrar el equilibrio (risas).

¿Qué es lo que más te gusta de la maternidad?

– Cada vez que mi hija me dice: “Mami, te amo”, o me abraza, o me da un beso, porque ella es supercariñosa; o cuando mi bebé me mira y me sonríe como si yo fuera ¡lo más importante del mundo! ¡Estar para ellos en todo momento y compartir con ellos lo bueno y lo malo de cada día! ¡Disfrutar con cada logro de ellos! ¡Y estar ahí para las veces que las cosas no son tan lindas también! Amo ser la mamá de mis hijos y aprender con ellos. Tengo millones de defectos y cometo miles de errores, pero todo lo que hago es por ellos y ¡con todo mi amor! ¡No cambio por nada del mundo estar todo el día con ellos! Hay días que estoy agotada, pero cuando duermen y puedo descansar, siento una gran satisfacción de ser su mamá a tiempo completo.

¿Te encargás personalmente de tus niños?

– ¡Sí, me encargo de todo! De la comida, de la ropa, del baño, ¡de todo! De llevarlos y traerlos a sus actividades también. Y no niego que ya con dos a veces se hace difícil y agotador, pero como dije antes, cuando duermen y llega la calma, ¡los miro y me siento superfeliz de encargarme de ellos!

Tu marido, Javier Omella, ¿cómo te mima en esta semana de la madre?

– ¡Mi marido es el mejor del mundo! Aparte de ayudarme siempre que puede en este rol que elegí de ser mamá a tiempo completo, me remima siempre y ya me hizo unos regalos fabulosos. La verdad, preparó todo con Martina y ¡fue relindo! ¡Me siento supermimada!

¿Un mensaje a las mamis que siempre te siguen?

– ¡Que no existe una manera de ser una buena mamá! ¡Cada una es mamá de la mejor forma que puede, que le sale! Y que no tenemos que exigirnos tanto, a veces seguro todas cometemos errores, pero todo todo lo que hacemos es con amor y pensando en lo mejor para nuestros hijos. ¡Y que somos humanas y nos equivocamos! ¡Y eso no te hace ni mejor ni peor mamá! ¡Para mí, todas somos las mejores mamás que podemos ser para nuestros hijos!

 

Luz González / Fotos: Celeste Montaner / Estudio: BabyShoot Paraguay