Mía, la sucesora de Laura Martino

Con solo 11 añitos, Mía Reynal ya sigue los pasos de su mamá, Laura Martino. La pequeña deslumbró con su desenvoltura, ayer, en un desfile realizado en el Pabellón de la Mujer de la Expo 2017. La orgullosa mami contó a TVO cómo se sintió al ver a la niña de sus ojos en plena pasarela.

Laura, ¿cómo te sentiste al ver a Mía desfilar por primera vez?

– La verdad, no es la primera vez que Mía desfila. Cuando era chiquitita ya tuvo más oportunidades de estar en pasarelas, pero hubo un tiempo en que yo le pedía y ella no quería. Varias marcas me pedían por ella y no quería. Entonces, dije: “Si no le gusta, no le voy a pedir más”. Y así fueron pasando varios años, la última vez que desfiló fue a los seis y ahora tiene 11.

¿Siempre quiso seguir tus pasos?

– El año pasado, en el Pabellón de la Mujer le pidieron desfilar para una marca de trajes de novia, que también tenía vestidos de damitas, para niñas. Me pidió permiso y lo hizo. Ayer, vino junto a mí y me dijo: “Quiero desfilar esa marca, me gusta”, y me sorprendió.

¿Qué consejos le diste ayer antes de subir a las pasarelas?

– Consejos, nada. Desfilé con ella embarazada y desde que nació lo hizo hasta en mis brazos. Ella ve cómo doy los cursos, todo lo que hacemos. Cuando me dijo que iba a desfilar, la solté y dije: “Bueno, andá y disfrutá”. Hizo todo perfecto, recibió muchísimos aplausos y al terminar mucha gente quiso tomarse fotos con ella.

¿Cómo la viste?

– Creo que uno tiene que hacer algo porque le gusta y lo siente, no porque te lo piden u obligan. Entonces, cuando querés algo, lo disfrutás; y eso lo trasmitió Mía, y por eso estuve tan emocionada. Yo veía en su rostro ese disfrute de decir: “Acá estoy, mostrando ropa, estoy posando”. Ella lo disfrutaba y hacía que todo le quedara lindo, y esa es la actitud que tiene que tener un modelo.

Como mamá debés estar orgullosa de que Mía quiera ser como vos.

– Ella está conmigo y le traslado la pregunta si quiere ser como yo, porque realmente nunca se lo pregunté. ¡Dice que sí, le gustaría ser como mamá!

¿Y a tu nene, Ian, también le gustan las pasarelas?

– A Ian al principio le gustaba desfilar, ahora no. Pero no hay que presionar ni decirle nada, hay que tener paciencia. Ya llegará el momento en que me diga si quiere o no hacerlo.

Fotos: Claudio Bardella-Redes