¡A tomar precauciones con la llegada del frío!

Con las bajas temperaturas aumentan las enfermedades respiratorias, es por eso que grandes y chicos debemos tomar precauciones. A continuación, el Departamento de Epidemiología del IPS brinda algunos prácticos consejos sobre cómo manejarnos en esta época de frío y también nos cuenta cuáles son las señales de alarma a tener en cuenta para detectar algún problema de salud.

Con el ingreso de las bajas temperaturas se incrementan las enfermedades respiratorias, como gripe, resfriados, neumonías, faringitis, alergias, otitis, entre otras. Además, la humedad incrementa las infecciones en las mucosas, por ende hay muchos casos de conjuntivitis”, señala un comunicado del Departamento de Epidemiología del Instituto de Previsión Social (IPS), que insta a la población a tomar las precauciones correspondientes para mantener una buena salud.

Usar tapabocas, lavarse las manos con agua y jabón, utilizar alcohol en gel y pañuelitos desechables, observar el protocolo de la tos, no asistir a lugares públicos, ni enviar a los chicos al colegio si presentan síntomas. Ventilar los ambientes, vacunarse con tiempo, sobre todo los grupos de riesgo, no automedicarse y visitar al médico ante cualquier síntoma”, expresa el texto del Departamento de Epidemiología del IPS, que también destaca: “Siempre es mejor prevenir que curar, y de estar enfermo, se debe ser riguroso con el tratamiento. Algunas enfermedades respiratorias pueden resultar fatales”.

Señales de emergencia a tener en cuenta en los niños:

* Respiración acelerada o problemas para respirar.

* Coloración azulada de la piel (cianosis).

* Ingesta insuficiente de líquidos.

* Dificultad para despertarse o falta de interacción.

* Estado de irritación tal que el niño no quiere que lo sostengan.

* Síntomas similares a los de la gripe que mejoran, pero luego reaparecen con fiebre y agravamiento de la tos.

*Fiebre con erupción.

Además de estos síntomas, busque atención médica de inmediato si algún niño presenta cualquiera de los siguientes signos:

* Dificultad para ingerir alimentos.

* Dificultad para respirar.

* Llorar sin lágrimas.

* Aumento significativo en la cantidad de pañales que el bebé humedece al orinar.

Signos de alarma en los adultos:

* Dificultad para respirar o falta de aire.

* Dolor o presión en el pecho o abdomen.

* Mareos repentinos, confusión, vómitos graves o persistentes.

* Síntomas similares a los de la gripe que mejoran, pero luego reaparecen con fiebre y agravamiento de la tos.

 

Fuente: Instituto de Previsión Social / Fotos: Istock